Un model d'economia amb futur

AVEBC

EL DESPERTAR DEL BIEN COMÚN GLOBAL.

Compartir

 

A propósito de los Tratados Internacionales sobre Comercio e Inversión.

Presentación:

El movimiento de la Economía del Bien Común (EBC) tiene bastante desarrollados los aspectos micro de la agenda EBC: todo lo relacionado con Empresas, Municipios y Conocimiento.

Pero solo estamos en los inicios en lo relativo a los aspectos macro: Producto del Bien Común, Bienes Comunes o Democráticos y Tratados Internacionales sobre Comercio e Inversión. Es lo que podríamos definir como “El Bien Común Global”.

Christian Felber ha tocado estos temas en alguno de sus libros anteriores, pero parece que va a entrar de lleno en los mismos en el libro Por un comercio mundial ético”, que se publicará a finales del presente mes de enero de 2018.

Estos son temas que han interesado a la EBC desde hace bastante años, llegándose a formar una comisión estatal que preparó e hizo pública una declaración sobre el TTIP (Tratado entre la UE y EEUU).

En el CE de Valencia se aprobó tener representación en el grupo de trabajo sobre el TTIP, que agrupa a unas cuarenta plataformas sociales valencianas.

Por distintas circunstancias, los trabajos de aquella comisión se pospusieron, especialmente por la dedicación a otros temas EBC más cercanos. Ahora parece un buen momento para informar del estado actual de los trabajos sobre el TTIP, CETA y TISA, así como sobre las reuniones de la OMC.

“Visión global, trabajo local”:

Es muy conveniente tener una visión global de los problemas más importantes que hay en el mundo, por dos motivos principales:

Por una parte, aunque en estos momentos no podamos dedicar una atención más pormenorizada a este tema, tenemos que tener presente que la EBC tiene una visión holística de la realidad, que incluye una visión global del Bien Común.

Por otra parte, porque esa visión nos ayuda a entender que en nuestro compromiso cotidiano, caminamos en la misma dirección que las personas de lugares muy dispares del Planeta, con los que nos sentimos solidarios. En este sentido, es de destacar el comunicado realizado por el Comité Económico y Social (CESE) de la Unión Europea, en el que se valora muy positivamente la misión y valores de la Economía del Bien Común, y se recomienda la adopción de algunas de sus ideas y prácticas.

Características generales de algunos de estos tratados internacionales:

El TTIP es un tratado que se estaba negociando entre la Unión Europea (UE) y Estados Unidos (EEUU). Las luchas de las plataformas sociales europeas y estadounidenses habían conseguido sacar las negociaciones a la luz pública y denunciar sus aspectos negativos gracias a lo cual se produjeron profundas diferencias en ciertos temas entre las dos partes de la negociación: Esto, unido a la llegada de la nueva administración Trump, ha paralizado (de momento) las negociaciones.

El CETA es un tratado que ha sido negociado entre la UE y Canadá, y que está en su fase final pendiente de la ratificación por los Estados miembros de la UE. A pesar de que aún faltan más de veinte de dichos parlamentos por ratificarlo (el Senado Español lo hizo el 27 de octubre, el mismo día que aprobó el artículo 155), el 95% del CETA entró en vigor de forma provisional el 21 de septiembre pasado.

El TISA es un tratado que están negociando 51países de la OCDE (incluidos los 28 de la UE), y que se centra en el comercio de servicios en general. Es un tratado de vital importancia para las personas de los países implicados porque persigue la total privatización de los servicios públicos, sean nacionales, regionales o municipales. Está en una fase de negociación muy avanzada en un clima de opacidad absoluta.

Mientras tanto, la Organización Mundial de Comercio (OMC) tuvo su XI Conferencia Ministerial en diciembre pasado en Buenos Aires. En ella, EEUU y la UE no consiguieron imponer una agenda que iba en detrimento de los países más vulnerables y que contemplaba, entre otros, los siguientes puntos:

El grupo de 90 países en desarrollo (G90) ha presentado propuestas concretas de cambios en las normas actuales de la OMC para eliminar algunas de las restricciones que impone la OMC a las políticas nacionales a favor del desarrollo, tales como fomentar la industrialización, estimular las transferencias de tecnología, promover el acceso a medicamentos asequibles y salvaguardar sus procesos de integración regional.

Respecto a la pesca, se pide proteger el margen de maniobra de los países pobres para apoyar la pesca a pequeña escala y artesanal. Al tiempo que se pide impedir la pesca ilegal, no declarada, así como la pesca “excesiva”, y se prohíban los subsidios que conceden los países ricos.

Respecto a la agricultura, se pide reducir el monto total de subvenciones que los países ricos conceden a sus agricultores, ya que estimulan la sobreproducción y reducen artificialmente los precios mundiales, lo que destruye los medios de sustento de los agricultores de los países en desarrollo.

A este respecto, para garantizar la seguridad alimentaria y promover el desarrollo rural de estos países, se propone la creación de “Reservas Públicas de Alimentos”, mediante las cuales los gobiernos compran productos de sus agricultores a un precio mínimo garantizado para luego distribuirlos entre la gente que padece hambre dentro de sus propias fronteras.

En la X Conferencia Ministerial de la OMC, celebrada en Bali en 2013, se aprobó un paquete de medidas a favor de los Países Menos Adelantados (eufemismo para referirse a los países más pobres), que todavía no se han implementado. Entre esas medidas estaba incluida la reducción de los subsidios a los cultivadores de algodón de EEUU y la UE, que compiten deslealmente con los productores de algodón de África.

Algunas de las alternativas que se proponen a escala mundial.

Hay diversas plataformas sociales que estudian y proponen las condiciones que tendrían que contener estos acuerdos/tratados internacionales de comercio para favorecer a la mayoría de ciudadanos del mundo, y al medioambiente planetario:

Establece un conjunto de principios que deberían informar las relaciones económicas internacionales para que favorezcan el Bien Común Global de todos los pueblos, sus recursos y sus territorios. Enuncia también las “Diez cuestiones clave”, que son todo un programa positivo de actuación internacional.

Es un grupo de trabajo que trata de reducir el poder excesivo de las corporaciones multinacionales modificando el régimen jurídico internacional  sobre inversiones, así como el marco legal internacional que han ido construyendo a su favor, con sus presiones ante los organismos internacionales. Se calcula que solo en Bruselas hay varios miles de personas haciendo esta labor de presión (lobby) ante los mandatarios europeos.

Es un tratado vinculante que más de 100 Estados y más de 200 representantes de movimientos sociales, sindicatos y organizaciones de la sociedad civil tratan de sacar adelante en la ONU, para lo cual se dieron cita del 23 al 27 de octubre de 2017 en Ginebra durante el tercer período de sesiones del Grupo Intergubernamental de la ONU.

Este tratado tiene como finalidad prevenir las violaciones y abusos de los Derechos Humanos en las actividades de las ETN, especialmente en los países más débiles económica y políticamente. Al ser un tratado jurídicamente vinculante, permitiría el acceso a la justicia de las personas que arriesgan su vida en la defensa de sus derechos, pierden sus medios de sustento y sus territorios debido a las actividades de las empresas transnacionales.

Finalmente, se indica a continuación el enlace a una carta en la que las organizaciones de la sociedad civil, sindicatos, grupos de agricultores, empresarios y alcaldes, solicitan una profunda revisión del proceso de toma de decisiones en torno a la política comercial en los actuales y futuros acuerdos de comercio e inversión de la UE. La puedes descargar AQUÍ.

NOTA: Este escrito ha sido elaborado por Alberto Llucian Climent. La mayor parte de la información contenida en el mismo ha sido extraída de la documentación de la “Campaña NO al TTIP” correspondiente a los grupos valenciano, estatal y europeo de dicha Campaña.

Valencia, mediados de enero de 2018.

Compartir